miércoles, 13 de enero de 2021

Relato: Huida (#EstrellasDeTinta) ENERO

Aquí mi primer relato para la entrada de enero de mi participación en el #EstrellasDeTinta, el reto de escritura creativa que dirijo desde mi cuenta de Twitter @Musajue, y en el que podéis apuntaros si queréis, estas son las bases. Encontraréis los avisos de contenido sensible al final del texto.




Huida:

Eran cerca de las cuatro de la madrugada, el ultimo turno se había marchado hacía más de dos horas y el siguiente no llegaría, por lo menos, hasta dentro de otras dos. Margarita se sentía aplastada, le faltaba el aire y como el resto de días que llevaba allí dentro, casi una semana, aunque le había parecido mucho más, no podía dormir. El aire estaba impregnado con el hedor del estiércol, el sudor y el barro, pero lo único que Margarita podía sentir, era el olor del óxido que cubría la puerta de barrotes mientras trataba de apartar la nariz del metal sin conseguirlo. Los movimientos inquietos de Blanquita, justo tras ella, la tenían exasperada, y si hubiera tenido manos, no habría dudado en abrir esa maldita puerta y salir de allí. Pero Margarita era una vaca, así que solo tenía pezuñas. También era normal que Blanquita estuviera nerviosa, porque al igual que ella, había visto lo que pasaba tras esa puerta y cuando los humanos regresaran dos horas más tarde, seguirían con aquél ritual mecánico y macabro que sucedía justo a medio camino entre pastar y ser una hamburguesa. En definitiva, ni Margarita ni Blanquita entendían nada sobre los horarios laborales, ni sobre la industrialización de la comida y mucho menos sobre planificación de huidas, lo que si sabían ambas, era que no querían cruzar esa puerta cuando los humanos estuvieran esperándolas al otro lado. Total, que Blanquita, con el malestar que da el saber que algo va mal, no había dejado de patear y pisotear el suelo fangoso, tratando de girar hacia uno y otro lado para salir del estrecho pasillo mecanizado y metalizado, propinando bastantes más pisotones, arañazos y patadas de las que Margarita apenas podía soportar. Y ya no digamos de Regaliz, al otro lado, toda mala leche y nada cerebro, que cuando, en un mal gesto, recibió una certera patada ninja de Blanquita en toda la ubre, no se le ocurrió otra cosa que morder a Blanquita en el cuello en una maliciosa y vampírica venganza. Esta reaccionó rápido, soltando una terrible coz, que acertó justo contra Margarita, que aunque sin poder evitarlo, había presenciado toda la pelea, se vio empujada sin remedio contra la puerta, pensando que aquellas dos nunca se habían llevado bien mientras las maldecía y el dolor en su flanco derecho se volvía agudo y palpitante. Y de pronto se dio cuenta: la puerta estaba abierta. Ni se lo pensó, Margarita echó a correr olvidando el dolor de la coz, sus pezuñas cansadas y su agotamiento, y Blanquita la siguió, más pretendiendo alejarse de los dientes de Regaliz que de salir huyendo en aquella escapada improvisada y completamente inesperada.

El resto fue fácil, sorprendentemente tenían vía libre. No más puertas, no más paredes metálicas. Cuando salieron al exterior del complejo, incluso se permitieron el lujo de refrescarse un poco la boca con algo de césped recién mojado por el riega automático. Era de noche, no se veía apenas nada, y seguían en la propiedad, pero Margarita y Blanquita jamás habían comido hierba fresca, Regaliz se estaba perdiendo algo bueno.

Entonces algo las asustó, algo que corría hacia ellas más rápido de lo que ellas hubieran podido correr jamás. Si no hubieran sido vacas habrían sabido que era un Jeep, ya que uno de los vigilantes había sido testigo de su pequeña excursión y había informado al encargado de inmediato, que se había traído refuerzos. Ambas acababan de salir disparadas cuando atraparon a Blanquita lanzándole un lazo al cuello, y lo último que Margarita vio de ella, fueron sus patas hacia arriba mientras los hombres la ataban para devolverla al mismo destino del que creían haber escapado. Bueno, en realidad las vacas no piensan en el destino, pero sí se dan cuenta de que las llevan de vuelta a un lugar que no les gusta.


En fin, ahí teníais a Margarita corriendo por su vida, con el Jeep del encargado pisándole las pezuñas y de muy mala leche con aquella persecución nocturna, mientras se acercaban cada vez más a los límites de la propiedad, vallados a conciencia con alambre de espino electrificado. Margarita, totalmente exhausta y forzando su cuerpo al máximo para mantenerse lo más alejada posible de aquella cosa que la perseguía, se encontró de frente con la alambrada y sin posibilidad ninguna de frenar a tiempo. Y de pronto, ¡Fuashhh! Un chorro de luz blanca apareció desdibujándolo todo y rodeando a Margarita. Después de esperar unos segundos y justo cuando estábamos decidiendo quién iba a acercarse a ver, el animal empezó a elevarse lentamente hacia el cielo y desapareció al final del haz de luz, abducida dentro de un platillo volante. Luego la luz desapareció y el platillo se quedó ahí suspendido silenciosamente por unos segundos, girando sobre sí mismo como una peonza de color hierro brillante y al poco se alejó a una velocidad imposible, desapareciendo en el infinito...

Y ahí nos quedamos, mirando al cielo y sin vaca.

Maldito inútil, no te inventes cuentos, ¡reconoce que has perdido la maldita vaca!.

Te digo que es verdad, Fran. Todos lo vimos...

Que no me cuentes historias. ¡No vas a cobrar una mierda hasta que traigas esa vaca!.

Pero Fran...

¡No quiero mas excusas!

Pero es cierto...


08:17 horas.

Nuevo México, condado de Sierra.

Zona ganadera de la ciudad Verdad o Consecuencias, al sur del bosque nacional Gila.


Acompañado por el sonido del crujir de las piedras, el coche se detiene junto al falso abrevadero que han puesto de adorno en el exterior del matadero. Es un vehículo oficial, del FBI. Un tipo del personal les está esperando y la pareja de agentes no tarda en salir y dirigirse hacia él.

Vaya, Silver City está solo a unos kilómetros al noroeste de aquí, sé de un sacerdote que tomó parte en los exorcismos del 73 en Albuquerque. Pasemos a saludarle cuando terminemos, te invito a unas tortitas.

Buenos días —Dice la mujer, enseñando su identificación oficial e ignorando a su compañero— Soy la Agente Skully y él es el agente Mullder, ¿puede mostrarnos el lugar del incidente?


Y eso es todo, os dejo con los datos del relato, espero que os haya gustado y no olvidéis comentar ^^

Título: Huída.

Estrellas mes: 2.

Palabras: 1020.

Objetivo Relato: 15- Basa tu relato en un cuento, serie...(Fanfic o Retelling).

Objeto oculto1: 30- Un punto cardinal.

Objeto oculto2: 25- Césped.

Extras:

AVISO DE CONTENIDO SENSIBLE⚠

Ganadería, matadero, mención al sacrificio animal.


8 comentarios:

  1. ¡Qué gran fanfic!
    No me esperaba el final y que se basara en esa serie.
    Me gusta mucho cómo has contado la historia desde la perspectiva de Margarita y el giro de misterio.

    Nos leemos pronto :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Totalmente inesperado! No pensaba que fuera a pasar lo del "primer final" y lo del final total me ha parecido maravilloso no pensaba que fuera ese objetivo. Me ha dado miedo cuando he pillado un poco la temática pensando que podrías tirar por algo desagradable pero al final genial.

    Como propuestas de mejora: el primer párrafo intentaría partirlo porque visualmente agobia un poco y en el último diálogo creo que falta algún punto.

    Lo he disfrutado bastante :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yay genial ^^ tomo nota, me alegro de que te sorprendiera para bien :P y gracias por pasarte a leer y comentar, un abrazote xD

      Eliminar
  3. Interesante relato. La verdad es que no esperaba que fuera un fanfic.
    Nunca he visto la serie, pero vamos, reconozco a los personajes.
    Saludos y nos vamos leyendo.

    ResponderEliminar
  4. Qué ganas de comer ternera que me han entrado. Yo era mucho de Scully. Nunca logré encontrar una foto de ella en la que enseñara las tetas.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡Hola Kattyy!!! Buen inicio de año, me ha gustado bastante la historia de Margarita con el sorprendente primer final. Entiendo que la parte de X-Files engancha perfectamente con la historia y te da el objetivo de serie, aunque para mi gusto estaba perfecta con el remate del diálogo del primer final. Como cosillas a corregir, no se pone punto tras exclamación y falta algún punto (y/o sobra alguna mayúscula) en el diálogo final. Felicidades y feliz por leerte una vez más. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las correcciones!! Reconozco que no lo repasé, así que está bastante desaste :S me alegro de que te hayas pasado a leer y comentar 💙

      Eliminar