Google+ Badge

domingo, 30 de septiembre de 2018

OrigiReto de septiembre: Relatos 1 y 2

¡Hola amiwitos! Aquí traigo un mes más los dos relatillos para el #Origireto2018, correspondientes a los capítulos 15 y 16 de mi serie de relatos para el Reto de este año. Recomiendo leerlos desde el principio para poder seguir la historia, los tenéis recopilados AQUÍ junto a algunos relatos que podéis leer de forma independiente, audios y noticias del OrigiReto. Si queréis uniros, podéis encontrar las bases de este Juego-Reto de escritura creativa anual en esta entrada de mi BLOG y en el blog de STIBY. ¿Os animáis? ;3





Lobos de instituto.


Dejemos las cosas claras, no pretendía aniquilar toda forma de vida a mil metros a la redonda del manantial, ni absorber toda aquella energía como una jodida esponja. ¿Que murió gente? Alguna, sí. ¿Me importó? Pues más bien no, sinceramente. Puedes pensar que carezco de alma y humanidad, tendrás razón, soy un ser demoníaco y el alma es cosa vuestra, pero los humanos no sois los más indicados para lanzar reproches sobre matar criaturas indefensas y esos rollos, así que ahorrate el cuento.

Total, que me tragué la magia acumulada durante siglos en el fondo del manantial. Hasta el agua se desintegró, además de todas las vidas que acababa de absorber a mi alrededor. La energía me desbordaba volviéndome completamente inestable. Durante un tiempo, no fui más que un vórtice negro que se tragaba cualquier cosa que se acercara y me había extendiendo lentamente por el bosque engulléndolo todo entre nubes de ceniza.

Con el tiempo, la gente dejó de acercarse. Los muertos no esparcen rumores así que me olvidaron y fui calmándome y acostumbrándome a la energía, adaptándome y moldeándola a mi antojo. No fue difícil, en unos años había logrado hacer de todo, desde desintegrar cosas a voluntad (lo de “a voluntad”, es la parte importante), hasta tomar cualquier forma. Podía concentrar mi poder a cualquier tamaño, no importaba. Me pregunté si realmente había importado en algún momento o solo tenía miedo de enfrentarme a la mirada de Nia, Nora, o como fuera que se llamara ahora... Soy de oscuridad y fuego, se supone que no debería importarme tener el tamaño de un portaaviones... Así que me dije, Noiz, mueve el puto culo y ve a buscarla, porque eso de excusarte en que estabas esperando a que ella viniera, como te prometió, es una jodida patraña.

Tardé horas en llegar a La Catedral a vuelo rápido y solo esperaba que Ella siguiera allí. Las protecciones mágicas impedían que pudiera detectar nada del interior, y que ella no tuviera ningún poder limitaba mi habilidad de sentir su presencia. No me quedaba otra opción, debía entrar, ni siquiera me detuve a trazar un plan medio decente, concentré mi energía en un punto minúsculo y pasé dos o tres horas extremadamente largas, poniéndole a ese punto capas y capas de contención. Cuando me pareció suficiente puse otras pocas, luego tomé la forma de una brillante y tentadora moneda de oro -hay que hacer las cosas bien, nadie se agacha por una de plata-, y me dejé caer a las puertas del edificio. Con un poco de suerte alguien me recogería y cruzaría la barrera llevándome, y esperaba que mi energía pasara desapercibida.

¿Y sabes? La vida es cruel y las cosas nunca van como quieres. Tuve que salir en varias ocasiones de la ropa y pertenencias de personas desconocidas en forma de humo negro causando más de un susto y regresar a las puertas de La Catedral para tirarme de nuevo por el suelo como hacen las monedas normales, hasta que salió bien.

Me preocupaba activar las detecciones mágicas, pero ni siquiera al cambiar de forma sucedió nada. Fue decepcionante, pero facilitaba las cosas.

Me había decidido por un conjunto Otoño-invierno de chico enclenque de pelo negro, pequeño, para poder mirarla a los ojos cuando le dijera que había venido a buscarla, que no iba a hacerle daño, que sabía quien era ella y por qué teníamos un vínculo.

Y mientras recorría los concurridos pasillos con el uniforme rojo de estudiante estándar, igual que ella, y la capa flotando tras de mí como si fuera un personaje de novela cursi, me enteré de tres cosas. La primera, que estaba en el lugar correcto, podía sentir su presencia acercándose. La segunda, que era algún tipo de festividad relacionada con el bastardo de Zoilo y que estaba a punto de llegar una visita importante e inesperada. Y la tercera, chocarte con un gilipollas siempre da problemas.

Sigamos con la tercera.

Vamos a ver, que de pronto se te envistan sin mirar, no es raro. Que aún sin ser tu culpa debas disculparte, tampoco es para tanto. Pero que aun disculpándote se pongan gallitos... Podía haber dado rienda suelta a mi creatividad asesina y desintegraros junto a La Catedral y tragarme la energía de las barreras y cualquier vida que hubiera allí cerca, pero no quería llamar la atención demasiado pronto. Al menos no antes de encontrarla.

Aquellos cuatro mocosos me rodearon, seguros de sí mismos contra un contrincante pequeño. Sentía a Nía venir hacia nosotros, así que me limité a mirar al suelo mientras se burlaban de mi estatura empujándome contra la pared.

-¿Eres nuevo, enano? ¿Seguro que no te has equivocado de uniforme? Me parece que eres un pequeño elfo y estás confundido, ¿verdad?
-¿Cuánto mides?¿Medio metro?

Sus carcajadas resonaron por los techos del alto pasillo haciendo ecos extraños cuando Nía apareció. No había cambiado un ápice, sus largos cabellos ondeaban a su espalda como una cortina de nieve pura sobre su capa roja y su andar orgulloso ocultaba el miedo y la soledad que la ahogaban. El centro de las miradas, envidias y admiraciones, pero nadie caminando junto a ella.

Cuando sus ojos me encontraron, pude sentir como su respiración se detenía. Sonreí incapaz de disimular lo que despertó en mí tenerla cerca, verla reaccionar a mi presencia, emborracharme del sentimiento puro que le provocaba mi recuerdo.

-Lobo.

Lo pronunció con tal claridad, que hizo que mi energía vibrara, poniendo en peligro mi propia seguridad. Sabía que era yo.

Los chicos se volvieron para mirarla.

-Vaya, si es la Pequeña Princesa, ¿Es tu amigo, muñequita?
-¿Lobo? ¿Así te haces llamar, retaco?

Percibí los sentimientos y preguntas atropellándose en su interior, llenando de confusión sus ojos vidriosos. Quería llevármela de allí, abrazarla y aclararlo todo, pero aquella panda de idiotas no me dejó acercarme. Empezaban a tocarme las narices.

-¡Ya entiendo! Aquí tenemos al Lobo Grande, Malo y Feroz, enamorado de Nuestra Princesa Caperucita Roja -Intentó tocarla y le sujeté la mano-. Te la acabas de ganar, chaval.

Me arrastraron al baño de chicos mientras el recuerdo de lo que hice ante Nía me borraba el buen humor. Tenían razón, era el Lobo Feroz y estaba en el redil de las ovejas. Cuando la puerta se cerró, sonreí de una forma distinta.




Septiembre 1
Título: Lobos de instituto.
Ejercicio: 12- Usa un personaje conocido y mételo en un lugar, contexto o situación inverosímil.






Todo irá bien.



Nora no reacciona cuando la puerta de los baños se cierra ante ella. Lobo murió, pero sabe que es ese chico. Durante unos momentos, la confusión y la racionalidad se imponen, llenando su mente de preguntas y disparates.

Cuando las campanas de la torre resuenan por los pasillos vacíos anunciando el inicio de las clases, inhala repentinamente, como si el peso de su asfixiante soledad hubiera estallado en millones de partículas de oxígeno, enloqueciendo sus latidos y llenándola de vida. No sabe como es posible, le vio morir, pero está ahí mismo. Y es humano.

Seca una única lágrima, molesta consigo misma por haberse quedado plantada cuando esa panda de abusones se lo ha llevado arrastras. Avanza a paso firme hacia la puerta mientras plancha con la palma de las manos su uniforme y abre de un empujón, entrando al baño masculino.

La vergüenza por haberse atrevido a entrar se le pasa al ver a Lobo acorralado contra la pared de nuevo y uno lo mantiene alzado agarrándole por el cuello.

-¡Sueltalo! -Grita furiosa ante la atónita mirada de todos.

Nora no sabe que acaba de alargar la vida de ese chico. No ha podido sentir el aura asesina de Lobo, ni su energía contenida apunto de liberarse. Pero algo la empuja a seguir su instinto, tratando de separar al agresor con todas sus fuerzas.

-Pero qué valiente es la Princesita... -Sin esfuerzo, la levanta del brazo. No le hace falta soltar a Lobo, pero lo hace para posar presuntuoso- Eres ridícula, la vergüenza de La Catedral, no mereces ser Noble. Seguro que el Duque te abandonó por tu tamaño. Lárgate.

Todos ríen sin contenerse mientras la duelta de malas maneras y se centran de nuevo en Lobo. Furiosa, Nora le patea la espinilla con todas sus fuerzas.

El abusón la abofetea desequilibrándola, pero Lobo la sujeta. Nora no sabe cómo ha llegado hasta ella tan deprisa, pero una sensación extraña le colapsa los sentidos. Se siente cálida, y un cosquilleo le quema la punta de los dedos.

-Soy Noiz, pero puedes seguir llamándome Lobo, si quieres.
-¿De verdad eres tú? -Lobo sonríe por la pregunta- ¿Qué eres?
-Lo que quieras que sea. Dílo y lo seré por ti. No me tengas miedo.

Nora cree que jamás podrá tenerle miedo. Siente una conexión, como si no pudieran seguir existiendo sin estar unidos. Cuando Lobo le cubre los ojos con la mano, la sensación es tan cálida que la adormece.

Se oyen gritos, movimiento, ruido de algo cayendo y una vibración en el aire que se siente como chocar contra un muro.

Cuando Lobo aparta la mano y Nora abre los ojos, hay ascuas flotando en el aire, como si alguien hubiera soplado un pellizco de purpurina dorada y roja. Le parece hermoso hasta que ve a tres de los chicos inconscientes por el suelo. El que la ha abofeteado no está pero la puerta no se ha abierto y Lobo está manchado de sangre.

-¿Dónde está?
-No está -dice encogiéndose de hombros. Me alimento de energía, de magia, de...
-De almas. Le has devorado, ¿eres un Demonio?
-Un elemental -Lobo suspira, siente a Nia temblar y deja que se aparte.
-Matar está mal, Lobo, no debes hacerlo... Cuando quitas una vida no puedes devolverla. Habrá gente que llore, perder a alguien es terrible. Aunque lo merezcan, eso te convierte en algo peor que ellos. No puedes hacerlo.

Lobo piensa en una existencia sin ella y de pronto lo entiende, puede sentir el dolor de Nora, el significado de lo que ha hecho.

-Está bien, no volveré a hacerlo.
-¿Vas a hacerme daño?
-Nunca haría eso. Estábamos casi enlazados, pero alguien impidió que el ritual terminara.
-Los humanos no pueden enlazarse.
-No eres Humana -Silencio-. Nora no es tu nombre real. Te llamas Nía.

Escuchar su propio nombre la desorienta. Siente que necesita aire, alejarse de él. Su presencia le resulta cada vez más imponente. No sabe que está empezando a percibir la energía oculta de Lobo y su propio cuerpo se siente débil por la magia que ya no tiene. La sed la ahoga, no puede respirar, el cuerpo entero le duele. ¿Por qué le hormiguea el cuerpo cada vez más fuerte? Como si las venas se le hubieran quedado sin sangre. Cuando sale al pasillo, Lobo la sigue, y de pronto, siente acercarse una maldad que no recuerda pero que conoce muy bien. Echa a correr por el pasillo por puro instinto, pero un fuerte dolor en la espalda la hace caer al suelo.

-¿Qué me pasa? Ayúdame Lobo... Duele.


Lobo coge su mano entrelazando los dedos, pasándole una minúscula descarga de poder mágico. Sus muñecas unidas hacen que las cicatrices apenas visibles de un ritual de unión fallido, estén juntas como siempre debieron estar. Sus nombres aparecen en luz dorada sobre la piel del otro, Nía y Noiz. La mira a los ojos y siente su confusión y miedo como si fueran suyos. Acaricia su pelo con suavidad mientras las finas hebras blancas empiezan a iluminarse una a una.

Una fuerza arrolladora quema a Lobo por dentro obligándole a liberar su energía, haciendo saltar todas las protecciones mágicas. La alarma llena los pasillos de gente con prisas pero Lobo le ve con claridad y le mira de frente cubriendo a Nora, que se ha quedado inmobil.

-No sé si darte las gracias o matarte, Demónio. Me has devuelto a mi adorable Pyukee, pero puede que la desintegres si no dejas de irradiarla con ese monstuoso poder.
-Quizá si dejas de obligarme a liberarlo sea más fácil, Zoilo.

Mil años de recuerdos brotan a la vez en la mente de Nora, como hormigas saliendo a borbotones de un minúsculo agujero. El dolor es tan intenso que grita a pleno pulmón reventando los cristales del edificio. No puede controlarlo, las imagenes se amontonan, siente el dolor de la tortura, caricias que no desea, visiones antiguas de un mundo de luz, un sotano oscuro, frío, miedo, una falsa familia, el sentimiento puro de su Lobo de Sombras, magia, un circulo de invocación, una figura negra que se superpone con la realidad mientras siente su sangre iridiscente recorriéndole la espalda.

Sus alas han vuelto a brotar. Lo recuerda todo.

Ve a Noiz acercarse, rodeado de una oscuridad aterradora que crece por momentos. No le teme. Sabe que es suyo igual que ella le pertenece y que Zoilo va a matarle.

Sujeta con fuerza un pedazo de cristal que le corta la palma de la mano y le da a Noiz el tiempo justo para abrazarla. “Sé bueno, todo irá bien”, le susurra mientras corta sus propios cabellos en un gesto ágil, liberando todo su poder.

Noiz no puede hacer nada, una implosión de luz lo aprisiona y desaparece viendo una lágrima con su nombre, acariciar la mejilla de Nía.





Septiembre 2
Título: Todo irá bien.
Ejercicio: 22- Relata una situación en la que alguien se vea obligado a cortarse el pelo por un motivo fuera de lo corriente.



¡Y ya estamos! Espero que os haya gustado y os animéis a dejarme comentarios y consejillos, que me harán muy feliz ^^ Dejo la Super-Pegatina con mis OrigiPuntos del mes y os recuerdo que aquí mismo se añadirá el Ranking definitivo de septiembre, además del Ranking actualizado junto a las bases del OrigiReto. Hasta lueguito =^,^=



.KATTY.
@Musajue

(¿PERO QUÉ RAYOS KAT? NO HAS CONTADO LA MITAD DE COSAS... Calla jo, no cabía nada más :S Ya lo añadiremos cuando acabe el reto... ESO NO VA A PASAR ¬¬... Que sí, no seas bajonera...BAJONERA NO, REALISTA XD TIENES DEMASIADAS COSAS POR HACER JAJAJA...Cierto xD bueno esperemos que se pueda ^^ )

1 comentario:

  1. José Luis Pascual
    hace 1 día  -  Compartido públicamente
    Hola Katty!
    Antes de nada, he de decir que no soy muy de fantasía. Sin embargo, me ha gustado bastante este par de relatos. En especial "Lobos de instituto", ya que tiene un punto de terror y de mitología oscura que está muy bien llevado. También me gusta el uso que haces de la primera persona en este relato, llevando al personaje a dirigirse al lector continuamente. Muy chulo ese recurso. Lo del personaje conocido, supongo que se refiere al lobo feroz, ¿verdad?
    "Todo irá bien" también me gusta pero para mi gusto queda a la sombra del primero, tal vez por lo que comento de mi poca afinidad a la temática fantástica. 

    Te apunto un par de erratas que he localizado: "envistan", "apunto" (en lugar de a punto) y "inmobil".

    Para terminar, decir que "Los muertos no esparcen rumores" me parece LA FRASE! Genial.

    Saludos!
    KATTY COOL
    hace 21 horas


     1
    Editar
    Hola, Jose Luis! Muchas gracias por tu comentario y por marcarme esas erratas. La verdad, me llevo mal con la ortografía... Se que leíste y comentaste mis relatos de enero y algunos más así que quitando julio que también comentaste, no recuerdo si leiste más, pero creo que ya sabes que es una sucesión de relatos que forman el na historia completa y probablemente termine mejorándolo una vez terminado el reto si logro terminarlo, para hacer algo con ello :P así que te animo a seguir leyéndome, que tus comentarios me animan mucho y espero seguir mejorando para que cada vez encuentres menos fallos ^^

    Un abrazo y mil gracias.

    .KATTY.
    @Musajue
    Mostrar menos
    José Luis Pascual
    hace 3 horas


     
    +KATTY COOL Pues soy yo tan chulo que me salté los relatos anteriores! Es cierto que ya me lo avisaste, pero no me acordaba. Prometo arreglarlo tan pronto me sea posible!

    KATTY COOL
    hace 5 minutos

     
    +José Luis Pascual Eso sería estupendo José Luis :3 Estaré esperando tus comentarios y consejillos ^^ Gracias de nuevo por leerme :P

    ResponderEliminar