Google+ Badge

viernes, 21 de julio de 2017

Nuevo ejerciciox2 del reto Literup!

Bueno aquí estamos de nuevo, ya sabéis, ahora voy, ahora vengo... Estoy pasando por una época un tanto estresante y con poco tiempo libre, pero me he propuesto seguir con el reto de los 52 ejercicios de Literup ahora que me he quitado algunas cosas de encima (COMO 11kg XD... ¡Eh! Eso es personal xD... PERSONAL, PERSONAL.. PERSONALMENTE CREO QUE TE SOBRAN OTROS 3... ¡Maldita sea, estoy en ello! No me estreses xD...), pues voy a tratar de prestarle más atención al blog entre otras cosas (¿Y A MÍ?... A ti no, ya te presto demasiada atención... BLEH, TODO ES MAS IMPORTANTE QUE YO... No seas malcriada... NI SIIS MILCRIIDI~... ¬ ¬ Comportate o te aseguro que te dejo sin escribir otros 3 meses xD... ¡¡RAYOS, NO!! OK, OK, TÚ GANAS, SERÉ WENA :3... Bien...), ya que estar sin escribir lo cierto es que me hace más mal que bien, así que no prometo ser puntual escribiendo cada semana (PFFF... Calla xD), pero sí voy a procurar ir recuperando las historias del reto que tengo pendientes escribiendo los ratos que pueda, y quizá luego las suba de dos en dos, no sé, ya iré viendo. La verdad es que tengo la voluntad de seguir y escribir los 52 retos, pero por mi salud y situación me cuesta bastante ser constante, además de porque ya soy de por sí bastante incapaz de seguir ninguna rutina y mi capacidad de concentración ronda el 0% (CUANTA SINCERIDAD... Seh, es mi mayor virtud... BUENO, ESO Y LO GENIAL QUE ERE... No me hagas la pelota xD... UH, ¿NO CUELA? OK, OK, LO INTENTÉ XD...), pero estoy en ello, además tengo pendientes un par de entradas que me gustaría mucho hacer: una especie de experimento cosmético y uno sobre una frase que oí el otro día que me dio que pensar... (¿No hay bromas esta vez?... ¿POR QUIÉN ME TOMAS? ME LAS GUARDO PARA CUANDO POSTEES ESO XD... Ya me extrañaba...) Pero ya veremos si llega a buen puerto o queda en el intento...

Bueno, vamos con lo importante. Esta vez traigo dos de los ejercicios del reto, ya que llevaba mucho sin escribir y el primero se me quedó algo corto, pues me vine arriba e hice dos. Aquí la primera historia:


Merienda.

El sonido de sus pasos resuena por la calle mientras corre hacia la puerta de su casa. Ha dejado de llover, pero sus pequeñas botitas de plástico amarillo llenas de barro saltan de un charco a otro graciosamente, como si de una coreografía de baile se tratara, salpicando su ropa de agua sucia y fría. Finalmente salta una última vez sobre el escalón del portal y abre cuidadosamente la puerta con la llave atada a una cuerda que solo usa los días lluviosos. Eso es, solo cuando llueve, el resto de días debe esperar en la calle hasta que su madre vuelve de trabajar. Cierra la puerta con cuidado y se quita las botas llenas de barro para no ensuciar el suelo, sin darse cuenta de que sus calcetines también están empapados y sucios, como cualquier niño a su edad, no se fija en esa clase de cosas. Tampoco le da importancia a su ropa mojada ni a su pelo revuelto y enredado por la lluvia y el viento frío del otoño. Lo que sí sabe es que tiene hambre y se prepara un bocadillo con un poco de queso y algo de pan del día anterior; aún está bueno, no tiene demasiadas manías a la hora de comer. Por fin puede ver su programa favorito, Barrio Sésamo. Le encantan Epi y Blas, aunque dura muy poco. Antes de darse cuenta se ha dormido y probablemente soñará que vive con sus personajes preferidos en esa calle llena de colores, amigos y risas, mientras la ropa mojada le enfría los huesos y le sube la fiebre.





Reto Literup.

Ejercicio Nº10: Escribe una historia con un protagonista que evoque tu niñez.



Bueno tengo que reconocer que no me agrada mucho la temática "infancia" y menos cuando se trata de evocar la mía propia, porque por alguna razón no puedo evitar que el género del texto gire hacia el lado dramático y de ahí que sea un texto corto, y además con muchas partes borradas y repetidas, algo que no suele pasarme. No está basado concretamente en mí, ni en ningún día puntual, aunque sí me gustaba bastante Barrio Sésamo, lo reconozco, pero tengo que decir que estoy contenta con el resultado final del relato, ya que no es lo típico. Cuando la gente escribe sobre la infancia, suya o ajena, o algún otro tema similar, siempre me suena a felicidad exagerada y a algodón de azúcar y no a soledad y ropa mojada xD, así que normalmente esa clase de historias me dejan sensación de fingido y falso, no se si porque soy incapaz de creérmelo o porque los demás magnifican sus propios recuerdos endulzándolos de más... Quedará en el misterio.


Y seguimos con la segunda historia (ESPERA, ESPERA... ¿Ahora qué?... DAME UN ABRAZO :(... Estoy bien, no seas exagerada xD... TÚ SÍ PERO NO YO.. ...Ven aquí tonta, yo te cuido, contigo nunca estoy sola :3 ...EM.. SABES QUE ESTÁS ABRAZÁNDOTE A TI MISMA, ¿NO?... Calla no rompas la mágia xD... JAJAJA ME MOLA CUANDO ME SIGUES EL ROLLO XD... Bueno, a lo que estamos...), cambia bastante el género así que hace un poco de contraste, que ya viene bien, espero que os guste.



Huida:

Eran cerca de las cuatro de la madrugada, el ultimo turno se había marchado hacía dos horas y el siguiente no llegaría hasta dentro de otras dos. Margarita se sentía aplastada, le faltaba el aire y como el resto de días que llevaba allí dentro, casi una semana, no podía dormir. El aire estaba impregnado con el hedor del estiércol, el sudor y el barro, pero lo único que Margarita podía sentir era el olor del óxido que cubría la puerta de barrotes mientras trataba de apartar la nariz del metal sin conseguirlo. Los movimientos inquietos de Blanquita, justo tras ella, la tenían exasperada, y si hubiera tenido manos no habría dudado en abrir esa maldita puerta y salir de allí, pero Margarita era una vaca, así que solo tenía pezuñas. También era normal que Blanquita estuviera nerviosa, porque al igual que ella, había visto lo que pasaba tras esa puerta, y cuando los humanos regresaran dos horas después, seguirían con aquél ritual mecánico y macabro que sucedía justo a medio camino entre pastar y ser una hamburguesa. En definitiva, ni Margarita ni Blanquita entendían nada sobre los horarios laborales, ni sobre la industrialización de la comida y mucho menos sobre planificación de huidas, lo que si sabían era que no querían cruzar esa puerta cuando los humanos estuvieran al otro lado. Total, que Blanquita, con el malestar que da el saber que algo va mal, no había dejado de patear y pisotear el suelo fangoso, tratando de girar hacia uno y otro lado para salir del estrecho pasillo mecanizado y metalizado, propinando bastantes más pisotones, arañazos, y patadas de las que Margarita apenas podía soportar, pues no digamos de Regaliz, al otro lado, toda mala leche y nada cerebro, que cuando en un mal gesto recibió una certera patada ninja de Blanquita en toda la ubre, no se le ocurrió otra cosa que morder a Blanquita en el cuello en una maliciosa y vampírica venganza. Esta reaccionó rápido, soltando una terrible coz justo contra Margarita, que aunque presenció sin poder evitarlo toda la pelea, se vio empujada sin remedio contra la puerta, pensando que aquellas dos nunca se habían llevado bien mientras las maldecía y el dolor en su flanco derecho se volvía agudo y palpitante. Y de pronto se dio cuenta: la puerta estaba abierta. Ni se lo pensó, Margarita echó a correr y Blanquita la siguió, más pretendiendo alejarse de los dientes de Regaliz que de salir huyendo.

El resto fue fácil, sorprendentemente tenían vía libre. No más puertas, no más paredes metálicas. Cuando salieron al exterior incluso se permitieron el lujo de comer algo de hierba. Era de noche, no se veía apenas nada, y seguían en la propiedad, pero Margarita y Blanquita jamás habían comido hierba fresca, Regaliz se estaba perdiendo algo bueno.

Entonces algo las asustó, algo que corría hacia ellas más rápido de lo que ellas hubieran podido correr jamás. Si no hubieran sido vacas habrían sabido que era un Jeep, ya que uno de los vigilantes había sido testigo de su pequeña excursión y había informado al encargado de inmediato, que se había traído refuerzos. Ambas acababan de salir disparadas cuando atraparon a Blanquita lanzándole un lazo al cuello, y lo último que Margarita vio de ella, fueron sus patas hacia arriba mientras los hombres la ataban para devolverla al mismo destino del que creían haber escapado. Bueno, en realidad las vacas no piensan en el destino, tampoco seamos melodramáticos, pero sí se dan cuenta de que las llevan de vuelta a un lugar que no les gusta.

En fin, ahí teníais a Margarita corriendo por su vida, con el Jeep del encargado pisándole las pezuñas y de muy mala leche, mientras se acercaban cada vez más a los límites de la propiedad, vallados a conciencia con alambre de espino electrificado. Margarita, totalmente exhausta y forzando su cuerpo al máximo para mantenerse lo más alejada posible de aquella cosa que la perseguía, se encontró de frente con la alambrada y sin posibilidad ninguna de frenar a tiempo. Y de pronto, ¡Fuashhh! Un chorro de luz blanca apareció desdibujándolo todo y rodeando a Margarita. Después de esperar unos segundos y justo cuando estábamos decidiendo quién iba a acercarse a ver, el animal empezó a elevarse y desapareció al final del haz de luz, abducida dentro de un platillo volante. Luego la luz desapareció, y el platillo se quedó ahí suspendido silenciosamente por unos segundos y luego se alejó a una velocidad imposible...

-Y ahí nos quedamos, mirando al cielo y sin vaca.
-Maldito inútil, no te inventes cuentos, ¡reconoce que has perdido la maldita vaca!-.
-Te digo que es verdad, Fran. Todos lo vimos...
-Que no me cuentes historias. ¡No vas a cobrar una mierda hasta que traigas esa vaca!-.
-Pero Fran...
-¡No quiero mas excusas!
-Pero es cierto...


Reto Literup.
Ejercicio Nº 4: Escribe una historia en la que salves la situación con un mayúsculo Deus ex machina.


Qué, ¿os ha gustado? Por si alguien no lo sabe, aclaro que un Deus ex machina era un recurso que se usaba en las obras de teatro de la antigua Grecia y Roma, que consistía en meter en la actuación el personaje de un dios colgado de un aparejo y cambiar o cortar la historia por lo sano (más info a don Google). Hoy en día se usan muchos tipos de Deus ex machina en la literatura, como por ejemplo que todo fuera un sueño o visión, que quizá es también de los más comunes.

¡Y hasta aquí la tontería de hoy! Espero que lo hayáis pasado bien, al menos un poquito, recordad que podéis dejarme vuestras opiniones, ideas y paranoias varias en los comentarios y que moláis mucho más cuando compartís, me seguís y le dais al más. Saludines y hasta la próxima que seguro que será prontito ;3.


(Y MÁS VALE QUE EN VERDAD VOLVAMOS PRONTO, ME MUERO POR VER COMO RAYOS VAS A HACER ESE POTINGUE PARA EL PELO JAJAJA... No te rías, si sale bien te vas a tener que tragar tus palabras xD... SI SALE BIEN ME TRAGO EL POTINGUE... ¿Crees que soy tan lela como para apostar contra mí misma? ¿No ves que me lo tendría que tragar sí o sí? xD... ¡PAGARÍA POR VER ESO!... Tú también tendrías que comerte el potingue ¬¬ ... ¡OUCH! CIERTO...)